Acciones o fondos de inversión ¿Qué me interesa más?

La renta variable es el activo más rentable a largo plazo, pero… ¿Cuál es la vía óptima para invertir? ¿Hacerlo directamente comprando acciones o a través de un fondo de inversión? Te contamos en este artículo todo lo que debes saber para tomar la mejor decisión.

21/11/2017
Acciones o fondos de inversión ¿Qué me interesa más?

Hay distintos caminos para invertir en bolsa, que básicamente se resumen en dos: la inversión directa e indirecta. Es decir, comprar directamente las acciones en mercado o hacerlo a través de vehículos de inversión colectiva, como los fondos de inversión o los planes de pensiones, entre otros. ¿Pero cuál resulta más interesante?

Dependerá del perfil y las necesidades de cada persona, pero sí una serie de conceptos que debemos tener en cuenta al comparar entre ambas fórmulas. Por eso, antes de responder a esta pregunta, vamos a repasar las características clave de una y otra vía de inversión, así como sus principales diferencias, para poner encima de la mesa las ventajas de cada una de estas fórmulas.

 

¿Conocimientos previos?

La renta variable ha sido el activo más rentable a largo plazo en la historia de los mercados financieros, pero se trata de una inversión que, sin los conocimientos necesarios, conlleva riesgos importantes para nuestro dinero. Nadie debería invertir en acciones sin ser consciente de las potenciales pérdidas que implica, pero especialmente si lo hace comprando acciones en solitario. A nadie se le ocurriría lanzarse a hacer submarinismo directamente, sin saber nada del mar ni contratar los servicios de un monitor.

Es clave conocer el medio y los riesgos a los que nos enfrentamos. Con la inversión a través de fondos, parte de esa labor la transferimos a un profesional, que deberá estar formado y será quien tome esas decisiones por nosotros.

¿Concentrado o diversificado?

Cuando un inversor compra directamente acciones suele concentrar la cartera en un grupo reducido de posiciones, sin prestar atención a criterios importantes como no tener demasiado peso en un determinado sector o sin mirar si estos valores suelen moverse del mismo modo o no. Esto puede provocar quedar expuesto a problemas en compañías o sectores concretos, que le pueden llevar a perder mucho dinero incluso en fases alcistas de bolsa.

Al hacerlo a través de fondos, ya sólo por ley los gestores tienen que tener una diversificación mínima en su cartera (en España, no pueden tener más de un 10% en un solo emisor). Además, un buen gestor vigilará las correlaciones para no quedar demasiado expuestos a un valor o sector específico.

Gestión individual vs profesional

Para tener éxito en los mercados y no abandonarse en manos de la suerte, es fundamental conocer bien las compañías, los competidores, el impacto de la regulación… Esto exige una labor de análisis muy profunda a la que deberemos dedicar muchas horas a la semana.

Al invertir en fondos, dejamos todo este proceso de estudio en manos de un profesional, que será quien construya la cartera y, casi tan importante, realice un seguimiento exhaustivo de cada una de las inversiones, para ver si ha cambiado la situación o las razones por las que tomó la decisión.

Costes e impuestos

Teóricamente, la inversión directa en acciones debería tener menos costes que a través de fondos, porque en la segunda hay que pagar a unos profesionales. Sin embargo, dependerá del bróker a través del que tomemos las posiciones y sus comisiones.

En la inversión en fondos es importante prestar atención a las comisiones que pagaremos por la gestión del vehículo, aunque lo verdaderamente relevante será la relación entre estos costes y la rentabilidad que obtendremos por nuestro dinero. Además, debemos tener en cuenta la fiscalidad, mucho más favorable para los fondos, especialmente gracias a la posibilidad de hacer traspasos de un fondo a otro sin tributar por las ganancias.

Jugársela o no

Muchas personas se acercan a la bolsa buscando un pelotazo o ganancia rápida, por lo que se centran en la inversión directa en muy pocos valores, esperando grandes movimientos al alza. Esta búsqueda del ‘pelotazo’, sin embargo, tiene también grandes riesgos de pérdida permanente del capital, que se reducen significativamente a través de una gestión profesional y diversificada.

Acercarse a la bolsa como a un casino puede resultar muy peligroso para nuestro patrimonio.

Conclusiones

La inversión en bolsa a través de fondos de inversión nos ofrece una vía mucho más equilibrada, diversificada y sencilla de aprovechar las ventajas de la renta variable a largo plazo. Y, sobre todo, reduce los riesgos de sufrir pérdidas permanentes en nuestro capital con los errores que podamos cometer.

 

Puedes ver un resumen de este artículo en el siguiente vídeo:

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies