El pequeño libro que genera riqueza

En “El pequeño libro que genera riqueza”, Pat Dorsey nos explica cómo podemos detectar una ventaja estructural de la que goza una compañía, lo que le permitirá obtener un retorno sobre el capital superior a la competencia durante un largo periodo de tiempo.

17/05/2018
El pequeño libro que genera riqueza

Pat Dorsey: “El pequeño libro que genera riqueza”

El análisis fundamental requiere dedicación pero también requiere destreza. Los números son tercos y no hace falta ser un genio para comprender conceptos tan sencillos como el valor intrínseco o el margen de seguridad; es álgebra elemental que aprendemos en el colegio. Pero un buen ejercicio de análisis puede convertirse en el peor análisis del mundo si las hipótesis de partida no son las adecuadas. Introducir las hipótesis adecuadas en los modelos de valoración requiere destreza. Y esa destreza se consigue a través de la acumulación de la experiencia sobre una base técnica bien desarrollada. Precisamente por eso el análisis es importante en la medida del calibre profesional del analista que lo realiza. Analistas que han dedicado más de veinte años a entender en profundidad un determinado sector pueden juzgar con mucho más acierto si las hipótesis de partida de un análisis fundamental son correctas.

Ventajas competitivas duraderas

Pat Dorsey nos habla en su libro de las ventajas competitivas de las compañías, y nos invita a diferenciar aquellas que son temporales de aquellas otras que son duraderas. Saber diferenciar bien unas de otras nos puede ayudar a ganar dinero. Hay compañías que disfrutan de ventajas competitivas duraderas, y que precisamente a base de esa ventajas son capaces de construir lo que Dorsey define como un “foso defensivo”, refiriéndose a los fosos que rodeaban las fortalezas medievales para facilitar su defensa.

Dorsey explica qué son los fosos defensivos, qué tipos existen y cómo podemos aprender a identificarlos. Un foso defensivo no es más que una ventaja estructural de la que goza una compañía que le permite obtener un retorno sobre el capital superior a la competencia durante un largo periodo de tiempo. Dorsey nos advierte de que una empresa con grandes productos, un gran tamaño o con un gran equipo gestor, a pesar de mostrar buenas cualidades, puede no tener una ventaja competitiva estructural. Dorsey identifica cuatro fuentes de fosos económicos: los activos intangibles, los costes de sustitución, el efecto red y las ventajas de costes.

Diferentes fosos defensivos

Los fosos defensivos originados en activos intangibles son muy poderosos y fáciles de identificar: por ejemplo una buena marca. Otros “fosos” son igualmente sencillos de identificar, como el caso de efecto red: productos que utilizamos porque muchos otros ya utilizan. En cualquier caso, la ventaja competitiva o “foso” debe ser incorporada al análisis fundamental, dado que ese poder de fijación de precios se traduce en un mayor y más sostenible margen que debe aumentar el valor intrínseco de la compañía. Como en muchos otros ámbitos, la teoría no es difícil, lo complicado es ponerlo en práctica. Por eso es recomendable rodearse de los mejores profesionales. Esa es nuestra ventaja competitiva.

“Empezar mirando  los números de una compañía es un buen comienzo, sin duda. Pensar cuidadosamente en las ventajas competitivas de una compañía, y cómo pueden mantenerse en el futuro, es crucial”

Pat Dorsey

BELTRÁN DE LA LASTRA
PRESIDENTE Y DIRECTOR DE INVERSIONES DE BESTINVER

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.