Fiscalidad de los planes de pensiones

Contenido proporcionado por
Baker & McKenzie

Los planes de pensiones son instrumentos de ahorro, que permiten obtener unas prestaciones que actúan como complemento a las prestaciones de la Seguridad Social.

Podemos identificar tres momentos en la vida de un plan de pensiones: la realización de las aportaciones, el acaecimiento de la contingencia y el cobro de las prestaciones. Los partícipes realizan las aportaciones en función de su capacidad económica y estas se van acumulando. Acaecida la contingencia se genera un derecho para los beneficiarios que da lugar al cobro de las correspondientes prestaciones.

Contingencias

Se trata de aquellas situaciones cuyo acaecimiento genera el derecho a percibir la prestación para el beneficiario de un plan de pensiones.

Las contingencias son las siguientes:

– Jubilación
– Fallecimiento del partícipe o beneficiario
– Incapacidad laboral
– Dependencia severa o gran dependencia del partícipe

Adicionalmente, existe una serie de situaciones excepcionales que dan lugar al cobro de las prestaciones como son los supuestos de: grave enfermedad, desempleo de larga duración y las aportaciones realizadas con al menos 10 años de antigüedad.

Aportaciones

Las aportaciones a los planes de pensiones son flexibles, pudiendo tener carácter periódico (mensual, trimestral, anual, etc) o extraordinario.

Las aportaciones que realice la empresa en nombre y por cuenta de los trabajadores se deben imputar como rendimientos del trabajo y tributan por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Las aportaciones satisfechas a los planes de pensiones, tanto las que hayan sido realizadas por el empresario como las realizadas por el propio partícipe, generan un derecho a aplicar una serie de reducciones en el IRPF sujetas a determinados límites.

En el siguiente cuadro se detallan los límites fiscales aplicables a la reducciones por aportaciones a planes de pensiones, en función del territorio.

Régimen fiscal de las aportaciones
Límite fiscal de las reducciones Incremento del límite
Territorio común La menor de las siguientes cantidades:
- 30% suma de rendimientos del trabajo y de actividades económicas; o
- 8.000€ anuales
Adicionalmente,
2.500€ anuales por aportaciones a planes de pensiones de cónyuges cuando:
- No obtengan rendimientos del trabajo ni de actividades económicas; o
- RT +RAE < 8.000€
Navarra Partícipes menores de 50 años
La menor de las siguientes cantidades:
- 30% suma rendimientos del trabajo y actividades económicas; o
- 3.500€ anuales.

Partícipes mayores de 50 años
La menor de las siguientes cantidades:
- 50% suma rendimientos del trabajo y actividades económicas; o
- 6.000€ anuales
Adicionalmente,
2.000€ anuales por aportaciones a planes de pensiones de cónyuges cuando:
- No obtengan rendimientos del trabajo ni de actividades económicas; o
- RT +RAE < 8.500€
País Vasco (EPSV) - 5.000€ anuales por aportaciones de partícipes.
- 8.000€ anuales por contribuciones empresariales.
Límite conjunto:
12.000 € anuales por aportaciones y contribuciones
Adicionalmente,
2.400€ por aportaciones a planes de pensiones de cónyuges cuando:
- No obtengan rendimientos a integrar en la Base Imponible General; o
- Rentas < 8.000€

1. Que comprende la totalidad del territorio español excluyendo al Pais Vasco y a Navarra, Comunidades Autónomas que gozan de autonomía fiscal.
2. RT: Rendimientos del trabajo.
3. RAE: Rendimientos de actividades económicas.

Prestaciones

Los beneficiarios de los planes de pensiones tendrán derecho al cobro de las prestaciones una vez producida la contingencia. Las prestaciones que reciban los beneficiarios de los planes de pensiones pueden ser de diferentes tipos, en función de la periodicidad o del número de pagos, y así diferenciamos entre prestaciones percibidas en forma de:

– Capital: un único pago.
– Renta temporal o vitalicia: dos o más pagos con periodicidad regular.
– Mixtas: combinan los dos tipos anteriores.
– Alternativas: pagos sin periodicidad.

Desde un punto de vista fiscal, las prestaciones percibidas por los beneficiarios se califican como rendimientos del trabajo y se integran en la base imponible general. Como ya se ha comentado, el tratamiento de estas prestaciones variará en función de la forma en que sean percibidas y de la residencia del beneficiario:

Régimen Territorio Común

Si las prestaciones se perciben en forma de renta, se integran en la totalidad como rendimientos del trabajo, sin que quepa derecho a reducción.

Si las prestaciones se perciben en forma de capital, encontramos una serie de particularidades:

– Régimen transitorio para las prestaciones derivadas de aportaciones realizadas hasta 31-12-2006. Cabe una reducción del 40% en los siguientes casos:

– Prestaciones percibidas por contingencias anteriores a 1-1-2007.
– Prestaciones derivadas de contingencias acaecidas con posterioridad al 1-1-2007, por la parte correspondiente a las aportaciones realizadas hasta 31-12-2006.

Además, se prevén una serie de reglas de carácter especial respecto de la aplicación de las reducciones en el cobro de prestaciones por las aportaciones realizadas antes del año 2006, que se detallan en la siguiente tabla.

Ejercicio acaecimiento contingencia Periodo impositivo hasta el que se puede aplicar la reducción
Reglas especiales para contingencias anteriores a 1-1-2015 2010 y ejercicios anteriores (…)
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2018
2018
2018
2018
2018
2018
2018
2011-2014 2011
2012
2013
2014
2019
2020
2021
2022
Regla general 2015
2016
2017
2018
2019
2020
En adelante
2017
2018
2019
2020
2021
2022
Ejercicio+2

Navarra

– Si las prestaciones se perciben en forma de renta, se integran en su totalidad como rendimientos del trabajo.
– Desde el 1-1-2017, en el caso de prestaciones percibidas por beneficiarios de planes de pensiones en forma de capital, y siempre que hayan transcurrido dos años desde la primera aportación, se podrá aplicar una reducción del 40% sobre los rendimientos íntegros del trabajo.

Esta reducción se aplicará sobre la cantidad percibida reducida por el importe de las aportaciones que se hubieran realizado durante el año anterior a la fecha en que se perciba la prestación.

País Vasco (EPSV)

– Si las prestaciones se perciben en forma de renta, se integra en su totalidad como rendimientos del trabajo.
– Las prestaciones percibidas en forma de capital, serán objeto de una reducción del 40%, siempre y cuando hayan transcurrido dos años desde la primera aportación y con un límite de 300.000€.

Sobre BakerMcKenzie

Baker & McKenzie

El despacho de abogados Baker McKenzie es una de las firmas líderes globales. El departamento Fiscal ocupa una clara posición de liderazgo en España, en Europa y en el mundo, con reconocimiento en banda 1 en los directorios Chambers Europe y Legal 500 y está especializado, entre otras áreas, en el asesoramiento en inversiones.

Exención de responsabilidad

El presente documento tiene carácter meramente informativo. BakerMcKenzie no asumirá responsabilidad alguna derivada de la toma de decisiones basadas en el presente documento. Este documento ha sido realizado sobre la base de la legislación vigente, así como de la doctrina administrativa y jurisprudencia publicada a fecha de 21 de abril de 2017.

Nuestros planes de pensiones y EPSV

 

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies