Qué es el interés compuesto y por qué debes aprovecharlo

¿Puede una inversión de 10.000 euros convertirse en 174.494 euros con una rentabilidad media anualizada de un 10%? La respuesta es sí, y gracias al interés compuesto.

24/04/2018
Qué es el interés compuesto y por qué debes aprovecharlo

A Warren Buffett, el mejor inversor del mundo, le preguntaron cuál es el motivo de su éxito, dijo: “Una combinación de factores: vivir en América, algunos genes afortunados y el interés compuesto”. Esto último, al menos, está al alcance de todos.

Pero, ¿qué es el interés compuesto?

Interés que produce intereses

La Real Academia de la Lengua lo define como el “interés de un capital al que se van acumulando sus réditos para que produzcan otros”, a lo que faltaría añadir “y así sucesivamente”. O en palabras del Banco de España, es el proceso financiero en el que “los intereses en cada periodo se suman al capital inicial para producir nuevos intereses”.

¿Puede una inversión de 10.000€ convertirse en 174.494€ con una rentabilidad media anualizada de un 10%?

La respuesta es sí. Y gracias al interés compuesto. El interés compuesto consiste simplemente en que las ganancias que generamos cada año se convierten también en fuente de rentabilidad para el futuro.

Ejemplo

Si partiésemos de una inversión de 10.000 euros y le aplicásemos un interés simple del 10%, cada año recibiríamos 1.000 euros. Por lo tanto, al cabo de 30 años, habríamos recibido 30.000 euros, lo que unido a nuestra inversión inicial sumaría 40.000 euros.

Ahora hagamos el mismo ejemplo, 10.000€ de inversión a un interés del 10%, pero esta vez compuesto. Eso supone que los 1.000€ recibidos el primer año pasarán a formar parte de mi capital invertido, por lo que en el segundo año, en vez de calcular el interés sobre nuestra inversión inicial de 10.000€, lo calcularíamos sobre la inversión inicial más la rentabilidad de 1.000€. Es decir, sobre 11.000€. Al aumentar el capital invertido, los intereses también aumentan desde los 1.000€ hasta los 1.100€. Y este efecto se produce todos los años. Para que al final del período, el capital obtenido es de 174.494€.

Esto sucede, entre otros, en los fondos de inversión. Al invertir en un fondo de inversión a largo plazo, el capital inicial que invertimos va generando unas rentabilidades, que hacen crecer nuestra cartera que, como cada vez es de mayor cuantía, con la misma rentabilidad nominal producirá más euros de rentabilidad en ganancias.

Conclusión

El paso del tiempo puede ser nuestro gran aliado si dejamos trabajar al interés compuesto. Nuestro dinero generará beneficios, que reinvertidos, generarán a su vez mayores beneficios, y así sucesivamente.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.