Inversión a largo plazo o inversión a corto plazo, ¿qué es mejor?

Muchos inversores se acercan a los mercados financieros con el deseo de realizar operaciones en las que ganan mucho dinero en poco tiempo. Sin embargo, la probabilidad de obtener una mayor rentabilidad aumenta cuando ponemos el tiempo a nuestro favor. Pero, ¿en qué se diferencia una y otra forma de invertir?

09/04/2018
Inversión a largo plazo o inversión a corto plazo, ¿qué es mejor?

Muchos inversores se acercan a los mercados financieros con el deseo de realizar operaciones en las que ganan mucho dinero en poco tiempo. Sin embargo, la probabilidad de obtener una mayor rentabilidad aumenta cuando ponemos el tiempo a nuestro favor y pensamos a largo plazo.

En las películas sobre el sector financiero vemos como inversores de éxito a aquellos que logran obtener grandes rentabilidades operando a muy corto plazo en bolsa. Y muchos inversores también se acercan así al mercado financiero, buscando entradas y salidas rápidas que les permita obtener grandes rentabilidades con poco esfuerzo.

Sin embargo, la realidad es distinta. La mayoría de los grandes inversores de éxito hacen justo lo contrario: compran acciones con una visión a muy de largo plazo, poniendo a su favor el paso del tiempo. Uno de los más reconocidos es Warren Buffett

¿Pero en qué se diferencia una y otra forma de invertir? Lo vemos a continuación.

Cuestión de probabilidades

Jeremy Siegel, uno de los autores financieros más conocidos, cuenta en su libro Stocks for the long run (Acciones para el largo plazo) que la inversión a un día tiene la misma probabilidad de acertar como una apuesta a cara cruz. Por el contrario, la probabilidad de ganar dinero en bolsa es directamente proporcional al tiempo que permanezca nuestra inversión.  A largo plazo, por el contrario, la probabilidad de perdida se reduce.

En manos del azar

Cuando realizamos una inversión para obtener una ganancia rápida, en realidad estamos dejando todo en manos de la aleatoriedad. Una de las frases más famosas de Warren Buffett dice que los mercados a corto plazo son una máquina de votar, pero a largo plazo, una máquina de pesar. Eventos inesperados pueden acabar marcando el éxito de nuestra operación. En cambio, si no tenemos prisa por obtener la rentabilidad, podemos ser pacientes y esperar a que el mercado reconozca el valor de los activos que estamos comprando.

Invertir adecuadamente

Ni todo nuestro dinero puede invertirse a largo plazo ni todos los activos necesitan un horizonte temporal amplio. Es decir, dentro de nuestros ahorros, siempre debemos pensar en dedicar una parte a las necesidades inmediatas, otra parte a las posibles contingencias y así quedará siempre un remanente de ahorros que podamos invertir a largo plazo.

Lo más importante: invertir correctamente de acuerdo al horizonte temporal. Invertir en acciones a corto plazo ya hemos visto que no tiene sentido. Pero de la misma manera y con la misma contundencia tenemos que decir que no invertir en renta variable si somos inversores a largo plazo no tiene sentido.

Interés compuesto

Y, por último, el poder del interés compuesto. Invertir a largo plazo supone poner el paso del tiempo a nuestro favor. Las rentabilidades que vamos generando con nuestras inversiones se suman al capital inicial y nos permiten elevar nuestras ganancias con el mismo esfuerzo de ahorro. Es un efecto bola de nieve.

Conclusión

No hay que buscar ganancias rápidas en plazos cortos, esa es la receta más sencilla para perder dinero. La historia demuestra que nuestras opciones para ganar dinero en bolsa aumentan cuando invertimos a largo plazo. La paciencia es una de las mejores virtudes que atesora el inversor de éxito.  Invierte en renta variable sólo si eres un inversor a largo plazo. Y si eres un inversor a largo plazo, no dejes de invertir en acciones: tus ahorros te lo agradecerán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies